fbpx

Energías Renovables y el Fortalecimiento de la Fuerza Laboral de Chile

Energías Renovables y el Fortalecimiento de la Fuerza Laboral de Chile

Durante la semana pasada, se notó el auge de los estudiantes por conocer los resultados PSU y comenzar una nueva e importante etapa en sus vidas como lo es decidir qué estudiar, claro conociendo primero los resultados.

Sin duda será una gran alegría para los alumnos que obtuvieron puntajes para postulación universitaria que les permitirá poder hacer su postulación y, sentimientos de frustración para los que no obtuvieron puntajes para postular.

Para los postulantes que no obtuvieron puntajes de postulación existen otras opciones sumamente validas como es decidir estudiar en universidades privadas, IPs o CFTs; o también hacer un preuniversitario para los rendir nuevamente la PSU, pero mejor preparados.

Para el proceso de selección universitaria 2019 vía PSU, se inscribieron 294.176 para rendir la prueba. De ese número 205.063 son estudiantes egresados de educación media, el resto, son personas de otras promociones que rindieron la prueba por segunda o tercera vez. 52,9% correspondió a mujeres y el 47,1% a varones.

Para este proceso de admisión 2019 vía PSU, son 41 universidades adscritas al sistema, en donde 27 universidades pertenecientes al consejo de rectores (CRUNCH) y 14 universidades corresponden a privadas. Estos 41 planteles educativos presentaron una oferta educativa de 111.167 cupos para el 2019, correspondiente solo al 37,7% de los inscritos a P.S.U.

Las universidades estatales tendrán una oferta educativa de 33.199 cupos (18), las privadas del CRUNCH 27.975 (9), universidades privadas con gratuidad 14.081 (6) y las universidades privadas sin gratuidad 35.912 (8). Por tanto

La oferta educativa de IPs y CFTs no está muy clara, pero se estima en unos 181.400 cupos efectivos, entre institutos y CFTs para recibir a aproximadamente 220.000 futuros estudiantes, asumiendo los costos que implica ello.

Sin embargo, también existen beneficios estatales a través de diferentes becar o becas internas de las instituciones, que permitirán reducir considerablemente la carga económica de padres, apoderados y de los propios estudiantes que costean sus propios estudios, como es el caso de estudiantes de las jornadas vespertinas que llevan tiempo trabajando sin poseer un título técnico o profesional y han tomado el desafío de sacar un título de educación superior. El objetivo; mejorar sus ingresos económicos gracias a la formación superior.

La decisión de que carrera estudiar dependerá de la evolución del mercado nacional y sus diferentes sectores económicos, como también la visión de futuro de ciertos rubros que tienen buenas proyecciones a nivel internacional y que están aumentando significativamente la fuerza laboral requiriendo cada vez más, un capital humano con buena formación.

En este sentido existe un área o rubro que tiene una de las mejores proyecciones de crecimiento a nivel mundial y que en Chile ha tenido un aumente significativo en los últimos 8 años.

A que rubro me refiero; al rubro y mercado de las Energías Renovables No Convencionales y la Eficiencia Energética. Sin duda un tema o área muy desconocida en el común de las personas, pero que avanza a pasos agigantados a nivel nacional e internacional debido a innumerables ventajas derivadas de su uso y aplicación mencionado en diferentes estudios y proclamaciones como la realizada en el COP21-Paris 2015, COP 21 en Buenos Aires y el último COP24 Katowice 2018. Donde el uso de las energías renovables son la base para la transición desde los combustibles fósiles a una industria de generación energética con no emisiones de CO2.

A nivel nacional la incorporación el uso de las energías renovables ya es un tema de política energética nacional, para tener una matriz más limpia, pero sobre todo obtener una independencia energética gracias a nuestra diversidad de fuentes energéticas renovables y el fenomenal potencial de su utilización a diferentes escalas.

Sin embargo, la industria nacional de energías renovables está en alerta por la falta de técnicos en el área de las renovables, que posean competencias técnicas sólidas y que puedan enfrentar las diferentes áreas de lo proyectos: dimensionamiento, ejecución, mantención y monitoreo.

Chile es ejemplo a nivel mundial en la incorporación de las ERNC, principalmente en el ámbito solar. Pero la cantidad de técnicos escasea para las empresas. Tanto así que deben traer técnicos extranjeros, por lo que el Gobierno y distintas instituciones han colocado el acelerador para reducir esta brecha educacional, pero sobre todo para ganar experiencia.

Según el último reporte de IRENA, la fuerza laboral en torno a las energías renovables ha evolucionado en: 2015 – 8.1 millones de empleos; 2016 – 9,8 millones; 2017 – 10,3 millones siendo el mercado solar fotovoltaico el primero en el ranking con 3,4 millones de nuevos empleos seguido de los biocombustibles, energía eólica, calor y climatización solar, biomasa, biogás, hidro, geotérmica, concentración solar e hidráulica de baja escala.

En Chile al 2015 la fuerza laboral ascencia a 18.000 empleos en total. Con 10 mil en hidráulica de gran escala; 2.300 en hidráulica de pequeña escala; 1.500 en CSP; 1.400 en FV; 1.200 en eólica; 500 en calor y climatización solar; 300 en biomasa sólida y 100 en geotérmica.

Según una encuesta nacional de empleo en ERNC realizada el 2017, la fuerza laboral se habría incrementado a 40 mil, prácticamente al doble en solo dos años, y se estima que para el 2030, la fuerza laboral aumente entre 4 mil a 6 mil empleos más. Claro, haciendo una estimación muy conservadora, según la realidad entre el 2015 y 2017, en donde prácticamente el aumento fue de 10 mil puestos por año.

Hoy, el sector público y sobre todo el mercado privado en Chile, necesita de forma urgente mejorar las capacidades técnicas en el área de las ERNC, sobre todo contratar capital humano técnico que son la debilidad que toda empresa de este rubro. La importancia radica en poder avanzar en la utilización de las ERNC de forma responsable en su parte técnica en todas las etapas que implica el desarrollo de un proyecto de generación con energías renovables, desde el diagnóstico energético del usuario, pasando por la factibilidad preliminar hasta la instalación y posterior seguimiento de los sistemas.

Buenas instalaciones mejoran la percepción de los usuarios, aseguran un mercado local de calidad y competitivo; obteniendo buenos rendimientos energéticos traducidos en beneficios económicos de las personas y familias. Se debe navegar hacia un mercado que elija calidad versus bajos precios. Esto ayudará a desarrollar en el corto plazo un mercado serio, profesional y sumamente creíble para grandes proyectos y por sobre todo en las pequeñas y medianas instalaciones donde los beneficios energéticos y económicos son más notorios y sumamente importantes.

Nuestras estimaciones apuntan a que la nueva fuerza laboral en el país para el 2019 aumentará en un 20% tanto en empresas nacionales como extranjeras, empresas que apuntan a poder tener en sus filas técnicos especializado en ERNC y EE, que se dediquen de forma técnica a poder desarrollar sistemas energéticos de calidad.

Esta sumamente claro que el tema de la utilización de las energías renovables en Chile es un tema que llegó para quedarse debido al gran potencial nacional, por las grandes ventajas económicas que se tienen de su uso; usos que se deben seguir difundiendo en nuestros vecinos y comunidades. Ello asegurará un futuro más sustentable y fortalecido energéticamente, desde lo local a lo global. La conclusión apunta a que se necesita educación y capacitación en todos los niveles del sector privado y sobre todo en la parte pública.

 

Por Rodrigo Valdovinos, jefe de carrera Energías Renovables Y Eficiencia Energética  IDMA.